Poesía. Colección Rosa de los Vientos, año 2021. Ed. Palabrava. 

Selección al cuidado de Diego E. Suárez. 

La contratapa de Roberto Malatesta reza:

Se ha visto caminando al margen de las cosas/absorto en quién sabe qué asunto ajeno y distinto, así nos decía Horacio Rossi desde su poema ¨Retrato¨. Me pregunto cuál fue ese asunto ajeno y distinto y no tengo dudas en responderme: Horacio siempre escribió el mismo poema solar de hermandad. Su búsqueda estuvo más allá de cualquier movimiento social y literario, su asunto fue la luz que no discrimina y participa del nacimiento de las cosas, su obsesión fue esa luz y lo mantuvo al margen de las cosas, como buen poeta. Uno piensa: una poesía demasiado solar para estos tiempos de oscuridades, demasiada libertad para ser administrada por escuelitas literarias.

Horacio Rossi fue ése que pasó escribiendo, pero su escritura no fue un ejercicio del ego, una maniobra del lenguaje, sino la más clara voluntad de decir: aquí estoy, aquí estamos y todos juntos podemos manifestar: Hermano del camino/la vida presenta un futuro feliz/aprovechémoslo.  

En la Terraza, poemas elegidos, de Horacio C. Rossi

$900,00
En la Terraza, poemas elegidos, de Horacio C. Rossi $900,00

Poesía. Colección Rosa de los Vientos, año 2021. Ed. Palabrava. 

Selección al cuidado de Diego E. Suárez. 

La contratapa de Roberto Malatesta reza:

Se ha visto caminando al margen de las cosas/absorto en quién sabe qué asunto ajeno y distinto, así nos decía Horacio Rossi desde su poema ¨Retrato¨. Me pregunto cuál fue ese asunto ajeno y distinto y no tengo dudas en responderme: Horacio siempre escribió el mismo poema solar de hermandad. Su búsqueda estuvo más allá de cualquier movimiento social y literario, su asunto fue la luz que no discrimina y participa del nacimiento de las cosas, su obsesión fue esa luz y lo mantuvo al margen de las cosas, como buen poeta. Uno piensa: una poesía demasiado solar para estos tiempos de oscuridades, demasiada libertad para ser administrada por escuelitas literarias.

Horacio Rossi fue ése que pasó escribiendo, pero su escritura no fue un ejercicio del ego, una maniobra del lenguaje, sino la más clara voluntad de decir: aquí estoy, aquí estamos y todos juntos podemos manifestar: Hermano del camino/la vida presenta un futuro feliz/aprovechémoslo.