Colección Rosa de los Vientos, Ed. Palabrava 2021. novela, memorias, 212 páginas

El narrador protagonista, de prosa limpia y certera, se pregunta si llamar a un muerto en sueños significa comenzar a morir. Quién es la enorme yaciente manipulada por la medicina y por los afectos? Esposa, hijos, hermanos, compañías de soledades agazapadas dentro de la cabeza de quien relata aquello que no debe ser olvidado. 

Los padres nunca mueren del todo cuando se los recuerda, cavila Melicchio en la bella y particular elegía que homenajea a su madre y, tal vez, al inmortal Luigi Pirandello. Sabe que en el después escuchará muletillas acerca de la ley de la vida, mientras, rebelde dormita o medita en el vigilante sillón de un cuarto de hospital en el que solo el silencio halla un verdadero eco entre esas paredes. Sabe también que cuando toda esperanza baje la cortina, el orden de su familia se verá inevitablemente dañado. Y sabe que lo repará dando testimonio de la imprescindible ceremonia del adiós. Ya que sin despedida, la orfandad es doblemente cruel. Y no hay palabras para explicarla. 

Si usted reside en la Ciudad de Buenos Aires, comuníquese con nosotros para coordinar el envío directamente. Disponemos de ejemplares en la Capital para facilitar la entrega.

El mundo sin mamá, de Pablo Melicchio

$2.000,00
El mundo sin mamá, de Pablo Melicchio $2.000,00

Colección Rosa de los Vientos, Ed. Palabrava 2021. novela, memorias, 212 páginas

El narrador protagonista, de prosa limpia y certera, se pregunta si llamar a un muerto en sueños significa comenzar a morir. Quién es la enorme yaciente manipulada por la medicina y por los afectos? Esposa, hijos, hermanos, compañías de soledades agazapadas dentro de la cabeza de quien relata aquello que no debe ser olvidado. 

Los padres nunca mueren del todo cuando se los recuerda, cavila Melicchio en la bella y particular elegía que homenajea a su madre y, tal vez, al inmortal Luigi Pirandello. Sabe que en el después escuchará muletillas acerca de la ley de la vida, mientras, rebelde dormita o medita en el vigilante sillón de un cuarto de hospital en el que solo el silencio halla un verdadero eco entre esas paredes. Sabe también que cuando toda esperanza baje la cortina, el orden de su familia se verá inevitablemente dañado. Y sabe que lo repará dando testimonio de la imprescindible ceremonia del adiós. Ya que sin despedida, la orfandad es doblemente cruel. Y no hay palabras para explicarla. 

Si usted reside en la Ciudad de Buenos Aires, comuníquese con nosotros para coordinar el envío directamente. Disponemos de ejemplares en la Capital para facilitar la entrega.