Después de Groenlandia de Lucas Duarte, Colección La punta del iceberg, Palabrava, Santa Fe, 2022, 71 págs. Poesía, poesía brasilera.

 

En Después de Groenlandia, la extranjeridad de la poesía se desdobla y se refleja en numeración romana y cifras arábigas, en castellano y portugués.

Lucas Duarte se constituye como su propio traductor y su propio traidor, fundando una poética personal en base al diálogo —a veces tenso, a veces sereno, pero siempre revelador—, entre la lengua materna y la adoptiva. Ese romance desentraña joyas en desuso que titilan como incógnitas, renovando nuestro asombro ante esa riqueza abandonada.

La nostalgia cruza el poemario: mientras la madre se mantiene inalcanzable, el amor lo envuelve todo al igual que un rocío tenaz que se diluye, y el hablante poético sabe que es un sino, magnífico y sufrido, el haber nacido varón. Porque después de Groenlandia, en donde aprendió el frío y supo la consistencia del hielo, hay una vuelta recurrente hacia la arena, el mar, el silencio, su geografía originaria, un destino como una luna sin eco / como un río sin boca.

 

Si usted reside en la Ciudad de Buenos Aires, comuníquese con nosotros para coordinar el envío directamente. Disponemos de ejemplares en la Capital para facilitar la entrega.

Después de Groenlandia de Lucas Duarte

$1.500,00
Después de Groenlandia de Lucas Duarte $1.500,00

 

Después de Groenlandia de Lucas Duarte, Colección La punta del iceberg, Palabrava, Santa Fe, 2022, 71 págs. Poesía, poesía brasilera.

 

En Después de Groenlandia, la extranjeridad de la poesía se desdobla y se refleja en numeración romana y cifras arábigas, en castellano y portugués.

Lucas Duarte se constituye como su propio traductor y su propio traidor, fundando una poética personal en base al diálogo —a veces tenso, a veces sereno, pero siempre revelador—, entre la lengua materna y la adoptiva. Ese romance desentraña joyas en desuso que titilan como incógnitas, renovando nuestro asombro ante esa riqueza abandonada.

La nostalgia cruza el poemario: mientras la madre se mantiene inalcanzable, el amor lo envuelve todo al igual que un rocío tenaz que se diluye, y el hablante poético sabe que es un sino, magnífico y sufrido, el haber nacido varón. Porque después de Groenlandia, en donde aprendió el frío y supo la consistencia del hielo, hay una vuelta recurrente hacia la arena, el mar, el silencio, su geografía originaria, un destino como una luna sin eco / como un río sin boca.

 

Si usted reside en la Ciudad de Buenos Aires, comuníquese con nosotros para coordinar el envío directamente. Disponemos de ejemplares en la Capital para facilitar la entrega.